Obama transformándose en político consumado

El que un político sea elocuente e inteligente, y que diga lo que amigos y hasta enemigos quieran oír, no implica la existencia de sabiduría, ni tampoco liderazgo. Acabamos de “instalar” un tal político-virtuoso en la Casa Blanca para llevar las riendas de esta nación, y desde el primer día tras los votos haber sido contados, todas y cada una de las decisiones que Obama ha tomado aparentan tener como fin un resultado positivo en la circunscripción electoral; al diablo que la credibilidad se ponga en duda… o el regirse por lo que es apropiado y moral.

Obama se esta transformando en un centrista consumado dentro de nuestra política. Si el Papa predica desde el centro, Obama demostrará a los norteamericanos que él es más papista que el papa. No necesariamente centrista en ideología o moderación, mas bien centrista con respecto al voto… la opinión norteamericana, buena o mala, moral o amoral. Y le está dando resultado, como ocurrió con Bill Clinton; después de todo, es la misma camarilla de susurradores que tuviera su predecesor Demócrata. Sin duda alguna, Obama se está convirtiendo en un político indiscutiblemente realizado.

El tan anticipado proveedor de cambio para EEUU, Obama aparenta llevarnos no por el sendero de cambio para el país sino el cambio desagradable por el que personalmente está pasando. Sus apologistas, y son muchos de mis amigos progresistas los que están en ese grupo, nos indican que Obama tiene un plan maestro que transciende a esas capitulaciones en cuestiones progresistas y/o morales; pero eso no es sino una mezcolanza de simple esperanza y racionalización cuantiosa de su parte. Tras tres meses de esa misma consagrada mierda, me he cansado de disculparle una y otra vez… sintiendo que en muchos aspectos poco difiere de lo que hubiera hecho George W. Bush, y que lo único que está haciendo es refrescando el cuarto con una capa de pintura cuando éste requiere una total redecoración.

¡Así que Obama tuvo que botar al general David McKiernan de su puesto! Bueno, ¿y que? Eso y cosas muchos mas desagradables se requieren de quien gobierna a esta Republica monárquica para que el espectro de nuestras legiones continúe en vigor por el planeta. El que un nuevo general asuma el mando en la tierra de los pasthunes no creo cambie el curso, o el resultado, de la guerra en Afganistán, pero si le da un paso mas a Obama en demostrar que no es antimilitarista.

Un paso que ha sido seguido por una carrerilla tras que el presidente capitulara a los deseos del Pentágono de que se negase permiso para publicar las fotos “abuso-tortura” de la fuerza militar norteamericana en Irak, algo que los tribunales habían concedido al ACLU (Unión de Libertades Civiles Estadounidenses). Nadie se atreverá acusar ahora a Barack Obama de ser un Cesar “menor”, un pobre comandante-en-jefe, con respecto a sus predecesores. O por lo menos eso es lo que Obama cree. El permitir que la suerte de Irak y Afganistán estén de hecho en las manos de los militares terminará siendo uno de los errores mayores de su presidencia.

Seamos realistas, los políticos clave, sean Republicanos o Demócratas (digamos la Presidenta de la Cámara de los Diputados Pelosi), no fueron engañados por Bush en lo que es waterboarding (submarino) y otras formas de tortura. Ellos, como la inmensa mayoría de sus constituyentes, dos-tercios de acuerdo con las ultimas encuestas, no les importa un pito el denunciar tal tortura o el salvaguardar los derechos humanos de los no-estadounidenses, particularmente aquellos cuya etnicidad no tiene un buen reflejo en nuestro espejo nacional. Esta cuestión ha sido tan divisiva en EEUU hasta el punto que ese tercio minoritario que está en contra de la tortura – y pro derechos humanos – ha tenido que recurrir a la base lógica de que la tortura no debe usarse por no ser eficaz… en vez de decir que la tortura no se puede usar por ser algo inhumano. No hace falta que digamos que el argumento de ser internacionalmente ilegal sirve de poco para un pueblo que no acata leyes que se adopten mas allá de sus fronteras.

Nuestro aparente desdén por los derechos humanos, cuando estos aparentan estar en conflicto con nuestra forma de vida, es atroz; pero aun mas aborrecible es la forma prejuiciosa en que damos un valor tangible a la vida humana, “nuestras vidas, y las de ellos”. Al número de victimas civiles afganas que recientemente han pasado a ser daño colateral en el conflicto se las ha asignado un valor de $2.000 por muerto y $1.000 por herido grave – Karzai asignando esa cifra a petición nuestra. Compara esas cifras con la media de $3.100.000 por victima de la tragedia del 9/11. Ahora puedes mirarte en el espejo y hacerte la cuenta que estás viendo a 1.500 afganis. Un recordatorio de mal gusto de lo que ha llegado a ser una nación belicista con una sociedad consumista.

En cuanto a Obama, su manejo de la economía nos demuestra que el presidente no es enemigo del capital corporativo… gracias a una camarilla de políticos y economistas mas concernidos con mantener el capitalismo en su forma actual que con rescatar a nuestra economía violada por un capitalismo rapaz, o el futuro de nuestros progenies.

¡Como quisiera tener que tragarme estas palabras! Que al final de cuentas este presidente nos probase que estoy en total error, demostrando que nos trae el cambio que este país necesita, y llevando a juicio a ese gobierno anterior que con su orgullo y criminalidad trajo vergüenza y ruina a esta nación.

No, Señor Presidente, no podemos seguir adelante sin mirar para atrás, como Vd. sugiere; no podemos seguir adelante hasta que reconozcamos, aceptemos y reparemos el daño criminal que se ha incurrido en nuestro nombre durante estos últimos años. Todos esos viajes al comienzo de vuestra presidencia, o la entrevista inicial dada en al-Arabiya TV, serán vistos por el mundo simplemente como palabrería.